RADIOFRECUENCIA


RADIOFRECUENCIA
  • Los pacientes tratados con el catéter Closure Fast™ no requieren hospitalización y se pueden reincorporar a su rutina diaria entre 24 y 48 horas después de ser intervenidos

              

La radiofrecuencia es una revolucionaria técnica quirúrgica que permite acabar con las antiestéticas varices de una forma segura, rápida y eficaz. Esta técnica viene a solucionar el problema a un tercio de los adultos ecuatorianos que padecen el denominado síndrome de piernas cansadas o insuficiencia venosa crónica, cuya principal manifestación son las varices, según datos de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV).

 

La eliminación de varices con el catéter Closure Fast™ se hace de forma ambulatoria, es decir, no requiere hospitalización, y permite por que los pacientes puedan salir andando de la intervención y reincorporarse a su rutina diaria pasadas entre 24 y 48 horas.

 

Una de las grandes ventajas de la utilización de esta técnica frente a otros métodos para terminar con las varices es la seguridad de la intervención. El especialista, mediante una exploración ecográfica, introduce un pequeño catéter en la vena afectada a través de una pequeña punción o incisión. Este catéter, que funciona con energía de radiofrecuencia, administra calor controlado en la pared de la vena dañada y la sella. De esta forma, el dolor, la hinchazón, los hematomas y la sensación de pesadez en las piernas desaparece inmediatamente a la vez que la sangre que circulaba por esa vena pasa a circular por venas sanas, restaurándose el normal funcionamiento del sistema circulatorio.

 

Un estudio de la SEACV refleja que el 65% de las personas aquejadas de varices son amas de casa, peluqueros, camareros, recepcionistas o dependientes, actividades en las que se pasa más de cinco horas de pie. La radiofrecuencia realizada con el catéter Closure Fast™ es el procedimiento ideal para tratar a estas personas ya que les va a permitir reincorporarse a su trabajo en un periodo de no más de 24-48 horas y únicamente con la precaución de utilizar unas medias de compresión durante unos días, hasta que vuelven a la consulta de su especialista para la revisión postquirúrgica.

 

Otra de las ventajas de la radiofrecuencia es el bajo impacto estético sobre el paciente. Al ser una  técnica muy poco invasiva minimiza la aparición de hematomas e hinchazón y el proceso de cicatrización es muy rápido debido a la que la incisión realizada para la introducción del catéter no supera los dos centímetros.

 

Los especialistas recomiendan intervenir las varices por radiofrecuencia 

ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO